Diseñadoras de moda que rompieron estereotipos

08 marzo, 2016

f3ba8e4b11d90d5ba04be2cdeb448a88

Imagen de SS14 de Prada

La moda ha pecado en ocasiones de frivolizar y transmitir mensajes estereotipados de la mujer, en demasiadas ocasiones tal vez. Pero también encontramos diseñadores que se apartaron de falsos clichés y lograron a través de la moda transmitir mensajes poderosos, para vestir no sólo el cuerpo sino también la mente de la mujer. Hoy le rendimos homenaje a todas aquellas diseñadoras que se convirtieron en motores de cambio en la imagen de la mujer y de su papel en la sociedad.

Gabrielle Chanel6202498bcce162fcf9d230de130e80a2

Este capítulo empieza con el recuerdo obligado a Coco Chanel. La diseñadora fue una gran visionaria que  liberó a la mujer a través de una ropa práctica, simple e utilitaria. No sólo eliminó los corsés, los recargados sombreros y la antinatural silueta de principios de siglo, sino que también le imprimió libertad de movimientos y traspoló elementos del armario masculino al femenino. Ella introdujo el jersey marinero, el tweed, la camisa blanca, los zapatos planos, las chaquetas de corte recto y !los pantalones!. Además supo ganarse su propia independencia construyendo un imperio y enviando un mensaje poderoso: que la independencia, genera poder.

Mary Quant738befa7c0f4f7ce1405fbbd677211e5

Conocida por popularizar la mini, en los 60´s, revolucionó la moda juvenil. Tras el descontento con la Segunda Guerra Mundial, Quant formó parte de una generación de jóvenes que luchó por deshacerse de los ideales conservadores e imprimir aires de cambio y liberación. Ella lo hizo a través de su tienda Bazaar, que abrió en 1955 en King’s Road (Londres) donde creó un estilo colorista, introdujo materiales sintéticos e hizo una moda asequible, bajando los precios de sus diseños para que el youthquake (movimiento juvenil) pudiera acceder a comprarlos. Apartada de clichés, hizo de la minifalda una prenda de la modernidad y de la liberalización de la mujer.

Claire McCardellaf2f55a4ef5c57ed67f123558fec78a1

Diseñadora estadounidense que creó el “ready to wear” , ropa deportiva y casual basada en siluetas simples y cómodas. Hizo de la necesidad virtud, pues en el período de postguerra hubieron restricciones en la utilización de materiales de confección textil, debido a la escasez de textiles. Consciente de ello, McCardell diseñó ropas simples y con un precio asequible. Creó siluetas que pronto tuvieron una gran acogida por la practicidad y, a la vez, feminidad que proponían. Apartada de la Costura Parisina, que había reinado en el planeta moda hasta entonces, McCardell instauró el inicio de esa ropa práctica que continúa hasta nuestros días.

SONIA RYKIEL3461975_5_8f45_sonia-rykiel-dans-son-atelier-a-paris-en_91b3cd251142e2308f9d097ee28fc7b9

La describen como seductora, excéntrica, misteriosa y visionaria. Esta diseñadora parisina perteneció al movimiento del prêt à porter que se popularizó en los años 70. Se caracterizó por crear diseños pensados para mujeres que buscaban comodidad y libertad de movimiento. Animaba a las mujeres a buscar su propio estilo adaptándose a su cuerpo, en vez de seguir los dictados de la moda. Saltó a la fama por el jersey de punto “The poor boy sweater“, una prenda de punto a rayas que fue portada de Elle.

Vivienne Westwoodd3a1eab0078519086658f10294485be5

Madre o, mejor dicho, abuela del punk, Westwood fue muy conocida en los 70’s en su tienda del King Road londinense, luego llamada Sex, en la que proponía un estilo anárquico, desordenado, canalla y contrario a todo. En 1976 creó la colección “Esclavitud”, con prendas con clavos, llenas de hebillas, cremalleras, correas y tachas. Fue un éxito total y se convirtieron en elementos del estilo punk que, junto a su pareja Malcolm McLaren, el que fuera manager de los Sex Pistols, vistió a la generación rebelde. “En ese momento pensaba que la moda era como una cruzada“, ha llegado a declarar la diseñadora británica que, a día de hoy, sigue en pie de guerra con su firma, que no ha perdido el carácter reivindicativo.

Rai Kawakubo6ad576c6ea30c3f358113029db903062

Diseñadora japonesa, en los años 80 revolucionó la moda con su marca Comme des Garçons, en la que ya el nombre es toda una declaración de principios. Junto a Issey Miyake y Yohji Yamamoto desafiaron la imperante moda occidental. Presentaron propuesta de moda austera, deconstruida y antiglamourosa que se la tachó de antimoda. Kawakubo desafía los estereotipos en cada una de sus colecciones, pues invitan a replantearse lo establecido y romper con las ideas tradicionales de feminidad. Sus primeras tiendas, llamadas pop-ups o de guerrila, no tenían espejos, pues para la diseñadora japonesa “uno debe comprar ropa debido a la forma en la que lo hace sentir, no la que te hacen ver“, en sus propias palabras. “Construí mi trabajo desde dentro en vez de satisfacer una demanda de ropa sexualizada y ostentosa” llegó a sentenciar Kawakubo.

Prada

890d5289611cf4088805e3a6e12398a7

Diseñadora italiana, Miuccia Prada iba para política, pero acabó trabajando en la empresa de marroquinería familiar. “Es probable que no me guste la moda, sin embargo, me encanta la ropa. Nunca decidí ser diseñadora, me encontré con que lo era”, declaró sobre su profesión. Todo empezó cuando diseñó una mochila de nylon, inspirada en la idea de que los materiales pobres parecieran materiales ricos, y viceversa. Para ello encontró un aliado en el nailon negro usado por el Ejército italiano en los paracaídas, un material resistente, ligero e impermeable. Aunque al principio no se vendió bien, en unos pocos años se convirtió en el accesorio más buscado de los 90. Pronto lanzaría Miu Miu, una línea más joven y económica, y usó la pasarela para romper con los ideales de belleza femeninos. Dicen que no hace ropa para el cuerpo de las mujeres, sino para su cerebro.

Diane Von Furstenbergaab366661c5383a8842fa80f523c1933

En 1970, Fürstenberg tomó una decisión que cambiaría su vida por completo,  decidió buscar su propia independencia, como ella misma ha explicado: “El minuto en el que supe que iba a ser la mujer de Egon, decidí comenzar una carrera. Quería ser alguien con aspiraciones, y no sólo una chica cualquiera que se casa con un príncipe“. Se dió a conocer por la creación, en 1973, del vestido de corte cruzado, el “wrap dress“, y posteriormente el vestido de abrigo, que se convirtió en símbolo de poder e independencia para una generación de mujeres. Feminista declarada, la diseñadora he empeñado toda su labor en conseguir, a través de la ropa, que las mujeres crean en sí mismas. “Todo es más fácil cuando una mujer se convierte en la mejor amiga de una misma” fue una de sus frases más conocidas.