La Alta Costura se despide con propuestas de ensueño

28 enero, 2016

29-yiqing-yin-couture-spring-2016

La última jornada de la Haute Couture nos tenía preparadas las mejores sorpresas de esta edición. Valentino maravilló con una unas ninfas de ensueño , Jean Paul Gaultier revivió el espíritu disco de los ’80s, por su parte, Viktor&Rolf volvieron a sorprender con propuestas más cercanas al arte, esta vez cubista, y Maison Margiela presentó su particular visión de la moda. La invitada de la  Chambre Syndicale, Yiqing Yin, original de China, puso el acento chic en la pasarela. El factor común de todos los desfiles fueron los guiños a la cultura oriental, invitada de esta edición con la representación de Yin y Guo Pei.

Valentino

La pareja de diseñadores Maria Grazia y Pierpaolo Piccioli Chiuri se ha convertido en una alianza de talento y creatividad que nos hacen soñar en cada desfile. Esta vez, presentaron unas ninfas que se movían a camino entre  diosas griegas-  con vestidos blancos, tipo túnica Delphos, y corona de serpiente en su cabezas- una reina Veneciana- con vestidos de seda estampados como si de lienzos se trataran- o una reina católica del barroco- vestida en terciopelo y brocado, en tonos burdeos y oro- e incluso hubieron diosas orientales e hindúes. Todo ello en tan sólo 30 minutos. Seguro que a los asistentes se les quedó la boca abierta durante la presentación de esta colección que da sentido a que aún hoy exista la Alta Costura, pues soñamos y nos maravillamos con ella.

_VAL1478

Maria Grazia y Pierpaolo Piccioli Chiuri al final del desfile.

Jean Paul Gaultier

El desfile de Gaultier fue una fiesta, en un París de los 80’s. La colección, inspirada en la cantante y modelo Edwige Belmore, fallecida el pasado septiembre, tenía un aire punk, andrógino y extravagante.

 Un tributo a la estrella del punk en el que no faltaron looks trasnochados, fusión de prendas masculinas y femeninas, corbatas, botas militares, cardados, pijamas de noche y actitud punk. Por eso las modelos llevaban copas de champán, fumaban y reían, todo ello recreando el club parisino Palace. El lado gamberro y contracultural de Gaultier ha vuelto y ha sabido homenajear a la “reina del punk” de la mejor manera posible: montando una buena fiesta.

edwige_belmore_the_queen_of_punk_part_2

Collage de la estrella del punk. Imagen: Please Kill me

Elie Saab

Saab ha sabido encontrar la fórmula del éxito: maestría textil, sofisticación y feminidad. En esta colección Primavera 2016, bajo el título de “Enter India”, ha diseñado una princesa hindú en muselina de seda,  vestidos vaporosos, transparencias y finos encajes en Swarovski. Todo ello contrastado con maletas coloniales, botas planas de cordones, casquetes y elementos deportivos.

Viktor&Rolf


El dúo de diseñadores demuestran, una vez más, que ellos son “artistas de la moda”, esta vez de arte cubista. La colección se construía con un vestido en blanco, como si se tratase de un lienzo  y se sucedían auténticas esculturas textiles, que recordaban las pinturas de Matisse o las caras de Picasso. Además, el desfile fue de menos a más, cada modelo presentaba un vestido  más elaborado que las hacían casi desaparecer dentro de él.
_AG10683

Maison Margiela

Galliano fue el gran ausente de su última colección para Margiela, ya que no salió a saludar tras el desfile y dio todo el protagonismo a su colección. Describir que se vió en la pasarela sería mejor empezando por decir qué no se vió: tartán, plisados, estampados, arañas, maquillaje surrealista y “logró el efecto “artisanal” que creó Margiela“, nos ilustra Suzy Menkes, ese método de mezclar diferentes prendas y tejidos“.

Yiqing Yin

He de reconocer que desconocía a la diseñadora Yiqing Yin, de origen chino y afincada en Paris desde los 4 años de edad. Gracias a la invitación de la Chambre Syndicale hemos podido acceder al trabajo de esta artista que ha sabido cautivar con una colección sutil, sofisticada y con un carácter chic que irradia feminidad y carácter. Algunos de sus vestidos introducían la técnica de origami textil y algunos de los tirantes recordaban a los “nudos” de Donatella Versace, pero en Yin lucían delicados, también se vieron abrigos de piel maravillosos y un vestido de luces que cerró el desfile de la mejor manera posible.

Todas las imágenes: Vogue Fashion Shows