¿Sabías que en el Renacimiento el rojo significaba poder ?

29 diciembre, 2015

La Navidad nos obliga a hablar mucho del rojo, pues lo asociamos inevitablemente a esta época del año. Hoy retrocedemos al S.XV para hablaros del simbolismo que tuvo el rojo en el mundo Renacentista. Esta etapa histórica representa una de las épocas con más simbolismo y fantasía, también en cuestiones de vestimenta, pues todo giraba en torno a emblemas, iconos y símbolos en las que cualquier animal, planta, objeto o color podían usarse metafóricamente para expresar algo más. Ya que en una sociedad en la que sólo unos pocos sabían leer, la imagen hablaba por sí sola y, además, se usaba para transmitir mensajes.

El color era, en consecuencia, un símbolo de gran significado. Los tonos más apreciados eran el negro puro y el rojo escarlata o carmesí. El rojo indicaba poder y lo solía usar la realeza, la nobleza y las autoridades religiosas, como el Papa León X y los cardenales. Por su carácter de color luminoso era un privilegio de las clases superiores, y los apagados le correspondían a los pobres. Ya que, además, resultaba un color caro debido a la fabricación de los tintes, el teñido costoso y  los materiales.

Por eso, hoy en día, aún el rojo lleva esa connotación de “color noble” que aún se usa para alfombras rojas en las entradas de la ópera, de un teatro, hotel o la famosa “red carpet” de cualquier evento de Hollywood.

Imagen de portada:  Retrato de Doña Isabel de Requesens por Raphael  Sanzio (Museo del Louvre)