¿Sabes en que se inspiró Balenciaga?

21 octubre, 2015

Cristóbal Balenciaga (1895/1972) fue un modista español (Guetaria, Guipúzcoa) apodado “el Picasso de la moda” por sus innovaciones en el arte de la alta costura.  Al estallar la Guerra Civil se trasladó a París, donde se estableció en la Av. Georges V en 1937, y en sus colecciones siempre se influenció de su país natal, al que le rendía homenaje tanto a su pasado como a la cultura.

Su primer desfile se inspiró en el Renacimiento español, por eso en sus colecciones añadió polisones a los trajes de noche. El vestido Infanta (1939), con silueta de reloj de arena, surgió de los cuadros de Velázquez, y para confeccionar las prendas negras se inspiró en el vestido tradicional femenino y los hábitos religiosos españoles, así como en las obras de Zurbarán. Boleros y capas eran de inspiración taurina, y los vestidos cortos por delante y largos por detrás, recordaban a los de las bailaoras.

En la década de los 50 simplificó sus líneas. Su vestido saco, holgado y recto (1957), el vestido trapezoide corto (1957), de estilo baby doll y sin entallar, faldas y chaquetas globo, abrigos envolventes y vestidos de talle imperio. Creó diseños en los que cuellos lucían despegados del cuerpo porque alargaban el cuello, con grandes botones para dar un toque llamativo y las mangas siete octavos, pues permitían lucir las pulseras. Su obsesión, precisamente, fueron la construcción de las mangas.